Vivir en la Matrix

Comunicación, medios y tecnología

Recursos

El temible algoritmo de Facebook

Cuando Facebook comenzó a crecer a partir de 2005, se hizo evidente para sus administradores que debía optar por algún sistema para ordenar el tráfico de los usuarios y así impedir que el contenido les llegara desordenado en el feed de noticias.

Así creó el EdgeRank, tal como hoy se llama el algoritmo de Facebook. En un primer momento, este sistema filtraba y ponderaba los contenidos de acuerdo a la frecuencia, relevancia y antigüedad del post, además de tener en cuenta la relación que existía entre el autor y quien recibía el mensaje. 

Edgerank estudia lo que es relevante para cada usuario basándose en el tipo de contenido que él y sus amigos consumen. Todas las actualizaciones de estado, comentarios, likes y los recursos compartidos pasaron primero por Edgerank. De este modo, arma un ranking de relevancia y nos muestra el contenido según cree más relevante para nosotros. 

Con esto, Facebook busca que nos quedemos más tiempo dentro de su entorno social. Esos mismos encasillamientos de consumos sirven para venderles públicos a los anunciantes.

Actualizaciones

En 2009 Facebook añadió el botón “Me Gusta” a las publicaciones. Esta herramienta, utilizada por nosotros para mostrar el apoyo a una publicación, es utilizada por la red social para monitorear, administrar y distribuir contenidos que varían según cada usuario, basado en sus intereses.

En 2011, en tanto, EdgeRank cambió por completo, y se transformó en una herramienta superpoderosa, capaz de utilizar Inteligencia Artificial para optimizar las búsquedas e intereses de cada usuario único de la red social.

En lugar de tomar como base que todos los usuarios prefieren fotos, videos y posts, en esta secuencia exacta, el algoritmo pasó a adaptarse de acuerdo con el comportamiento de cada usuario. Desde clics, likes, hasta contenidos que el usuario ignoraba. 

Tráfico orgánico

Con las últimas actualizaciones, y bajo la excusa de las Fake News tras el escándalo de Cambridge Analítica, Facebook decidió darle más valor a los posteos orgánicos de los perfiles personales, quitándoles preponderancia a los post de las Fan Pages, principalmente las relacionadas a las noticias. 

Para muchos expertos esto tuvo el único fin el de hacer más difíciles las cosas para las empresas y medios de comunicación, obligándolos a pagar publicidad para posicionarse de forma correcta. Frente a esto, muchos se animan a decir que el tráfico orgánico en Facebook está muerto, y que sin inversión publicitaria no se llega a ninguna parte.

Más allá de estas quejas, hay algunos factores que deben considerarse. Por un lado, el muy importante aumento del volumen de información, post y contenidos compartidos. Por otro, el EdgeRank ya detecta los contenidos de calidad de los spams. Finalmente, es verdad que el algoritmo limitó los alcances orgánicos de los contenidos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *